0800 011 1992

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La marca, siempre en constante evolución, destaca la importancia de los descubrimientos tecnológicos para la mejora de los equipos a lo largo de los años.

Antes de la creación de materiales de fricción, los vehículos y las máquinas eran detenidos por equipos improvisados ​​como madera y cuero. Solamente en 1897 que el inglés Herbert Frood creó las pastillas de freno tal y como las conocemos hoy, a base de cintas de pelo y algodón. En 1908 se perfeccionó el material a través de un tejido de asbesto, que se convirtió en la base del material de fricción en las siguientes seis décadas por su gran resistencia a la temperatura, flexibilidad, propiedades de fricción y compatibilidad con resinas y otros aglutinantes.

Según Thiago dos Santos Angélica, responsable de las formulaciones en el mercado de posventa de TMD Friction, este tipo de material de fricción se utiliza desde hace unos sesenta años. “Los materiales de fricción hechos de asbesto han contribuido enormemente a la seguridad de automóviles, camiones y todo tipo de maquinaria móvil en todo el mundo durante muchos años. Después de eso vino el desarrollo de las cintas de freno de tambor, los materiales de fricción fabricados por la industria del caucho y las cintas de freno metálicas. Se necesitaron décadas de evolución para alcanzar la calidad que existe hoy en el mercado”, apunta.

A lo largo de los años, el asbesto se ha convertido en una materia prima cara, con propiedades variables, además de provocar riesgos para la salud al ser inhalado. Los materiales enumerados para su sustitución fueron fibra de vidrio, fibras minerales, fibras metálicas y, más recientemente, carbono y fibras sintéticas. “A principios de la década de 1980, empresas como Ford y Volkswagen comenzaron a instalar cintas de freno de tambor originales sin asbesto en los automóviles, fue un gran cambio en el mercado”, recuerda. 

Todo este avance se ha traducido en la creación de materiales de fricción fabricados con tecnología de punta y con alto rendimiento. Actualmente, los productos Cobreq son fabricados con más de 220 materias primas como resina, metales, caucho, abrasivos y lubricantes, además de insumos ecológicos y reciclados como fibra de vidrio, fibra de celulosa, caucho reciclado, virutas y material de fricción, apuntando a su compromiso con la calidad, la seguridad y el medio ambiente.

Para satisfacer las diferentes demandas de rendimiento, mercado, durabilidad, resistencia y, por supuesto, seguridad, Cobreq también hace uso de materiales de alta resistencia y rendimiento. Según Thiago, el uso de insumos como el Carburo de Silicio – considerada la segunda sustancia más dura del planeta – y la Aramida – fibra polimérica más resistente que el acero – son fundamentales para su durabilidad y excelencia en su funcionamiento.

«La combinación de estas materias primas permite un amplio portafolio de alta calidad capaz de cumplir con los más diversos requisitos legales además de diferentes mercados y públicos. A través de nuestra inversión en investigación y tecnología podemos no solo satisfacer las demandas del mercado sino también brindar soluciones innovadoras a conductores, siempre buscando la excelencia y la seguridad”, dice.

ACERCA DE COBREQ
Cobreq es una de las marcas del grupo TMD Friction, el mayor fabricante de pastillas de freno del mundo. La empresa desarrolla cintas, zapatas y pastillas de freno que cubren vehículos de las líneas liviana, pesada y de motocicletas. Ubicada en un área de 100 mil m², en Salto, província de São Paulo, la fábrica representa una de las unidades más grandes del grupo TMD Friction fuera de Europa. Para más información acceda www.cobreq.com.br.

Acerca de TMD Friction Group
TMD Friction, un grupo de Nisshinbo Holdings Inc., es un líder mundial en la fabricación de pastillas de freno para la industria automotriz. También fabrica pastillas de freno de disco y cintas de freno de tambor para aplicaciones en varios tipos de vehículos. Su portafolio de productos también incluye pastillas de freno deportivas, así como materiales de fricción para este segmento. TMD Friction atiende el mercado global de repuestos a través de las marcas Textar, Nisshinbo, Mintex, Don, Pagid y Cobreq, además de desarrollar y producir recubrimientos de fricción para la industria bajo la marca Cosid. TMD Friction Group cuenta con cuatro plantas de fabricación en Alemania, además de otras unidades en Europa, Estados Unidos, Brasil, México, China y Japón, y cuenta con más de 5.000 empleados en todo el mundo. Para más información acceda www.tmdfriction.com.

Informacion de prensa:
Alfapress Comunicações
Isabella Lima – Consultora de comunicación
isabella.lima@alfapress.com.br
(19) 99565-3247